Imprimir
17 HIPPIES

por Pablo Martínez Calleja

Hace unas semanas conocí a los 17 Hippies y ya no soy el mismo. Fue en un reportaje del Canal Arte. Su música llamó mi atención, me fascinó, y me puse a escuchar lo que decían. Lo que les oí era refrescante, tonificante, atronador: 'elixir de vida'. Sencillo y directo: se entienden porque quieren entenderse. Son gente que llega desde muy diferentes experiencias vitales, de distintas tribus, de diferentes lenguajes. Pero tienen un espacio común que buscan y encuentran en la música. Y para llegar a la música amor, esa palabra gastada que a veces puede ser bonita como la cartera vieja que atesoramos para poder tocar los recuerdos.

17 HIPPIES - Nuevo disco "El Dorado"

Yo no quería que el programa terminara y cuando acabó fui en busca de su música. La escucho y oigo sus voces, su entusiasmo tranquilo y seguro, su secreto, su música. Sólo se puede hacer algo hermoso cuando se hace con verdadero cariño. De su música rezuma la alegría que tienen; lo bien que se lo pasan; lo bien que les va juntos a los 17; lo músicos que son. Y su música es un descubrimiento. Exactamente igual que una vez se inventó el sonido New Orleans, ellos han inventado el sonido 17 Hippies, o Kulturbrauerei, de Berlín.

Son una banda de música de gitanos húngaros a los que se les hayan unido unos judíos, que de vez en cuando cantan en español o tocan la balalaica.

No les falta un fabricante de instrumentos, ni un cartero, ni una estudiosa de la literatura alemana, ni un diseñador gráfico, ni padres o madres con sus hijos, ni faltan compositores, ni una cellista a la que le iba de pena con el piano. Y de todo eso, que bien podría haber salido sólo una ensalada para un par de días o un churro malagueño, han inventado el excelente sonido 17 Hippies: alegría de vivir y una pizca de melancolía, que es el punto más elegante que tiene la tristeza humana.

Han tocado en EE.UU., en Francia, en Alemania y les andan buscando para llevarlos a España. Su dossier de prensa forma ya un volumen. Y siguen juntos, porque la fama no lo es todo. Tenían temores -¡cómo no!- de que la notoriedad les separara, de las envidias que siempre salen al camino, de las rivalidades que suelen convertirse en arrogancia. Pues siguen juntos, y de todo habrán tenido, pero bien vivido, bien llevado y mejor resuelto.

A mí los 17 Hippies me han sumido el deseo de participar con alguien donde disfrutar y que salga algo tan maravilloso como lo que ellos hacen. Es verdad que tenemos La buhardilla, pero yo quisiera ser músico, que creo que es el oficio más noble y grandioso del mundo -y el más hermoso-, para irme a Berlín y llamar a la puerta de la antigua fábrica de cerveza. Para subir con ellos por su 'media escalera'.
Pero si preguntaran 'Wer ist das?' no tendría respuesta.
 

Utilizamos cookies para mejorar su experiencia de navegación dentro de nuestro sitio web. Para más información acerca de las cookies utilizadas en este sito consulte nuestra Política de Privacidad.

Acepto las cookies de este sitio.

EU Cookie Directive Module Information