Imprimir
La Jota Ayer y Hoy. Teatro Principal de Zaragoza

La Jota Ayer y Hoy

por Concha Monserrat

La Jota Ayer y Hoy

Teatro Prinicpal de Zaragoza
Ropa cedida por FERNANDO ORTIZ DE LANZAGORTA

Cuando por segundo año, la meca de la Jota -que es el teatro Principal- se llena, sobran las presentaciones. Y es que se hace difícil no decir nada de lo que ya se ha dicho tantas ocasiones en los últimos años. La aventura de re-descubrir la jota, encontrar su almendra y desnudarla de añadidos falsos y hasta grotescos, arrancó en el año 2005 con aquel volumen editado por Prames “La Jota ayer y hoy Viejos estilos. Nuevos intérpretes”, al que siguieron otros dos. Zambra, hablando de almas, está en este empeño y el alma de Zambra es Alberto Gambino que se apoya en dos bases fundamentales: buenos músicos, mejores intérpretes. Hoy en septiembre bordeando el octubre de las fiestas mayores de Zaragoza de nuevo, El Principal, se llena en un año muy especial para los aragoneses.

Pero volviendo a la esencia y recordando a Luis Lles, lo que nació en 2005 nada tiene que ver con la fusión sino con la pureza. Otro periodista, Mariano Garcia, de Heraldo de Aragón, sí reconoce que hay algo en la instrumentación-oboe fagot- que aporta un punto de renovación y ese quizá haya sido el truco. Porque renovar es investigar, para poder añadir elementos que no hacen sino remarcar lo mejor de la jota

Ojalá con nuestra seña de identidad musical ocurra- como recordaba José Luis Melero- ese proceso de recuperación que logró Falla en 1922, cuando preocupado por el futuro del flamenco y sus adulteraciones organizó con Federico García Lorca, el Concurso de Cante Jondo de 1922, lo avalaban y lo solicitaron al Ayuntamiento de Granada, entre otros, Juan Ramón Jiménez, Ramón Pérez de Ayala, Fernando de los Ríos, Ignacio Zuloaga o Ramón Gómez de la Serna.

¿Qué habrá hecho la jota para merecer años de adulteraciones, de desapego de muchos hacia ella, incluso de renegados que han pasado más vergüenza ajena que escalofríos de emoción oyéndola? Se oía pero no se escuchaba. Y claro estamos en el hoy. Cuando los músicos acometen la entrada; cuando Beatriz Bernard y Nacho del Río cantan; cuando Alicia Guerri y Carlos Gil se ponen a bailarla -no a estiragarra, o sí como describe Lázaro Carreter en “El Dardo en la palabra” . Lázaro era por cierto de Magallon y la magallonera sonó el día de su entierro en el pueblo- Cuando todo comienza entonces se obra el milagro. El estilo, la elegancia, el recuerdo en mi caso de los que volvían cantándola del campo- Melchor o David o Antonio, a lomos del macho- y que alegraban el caer de la tarde. Nada tiene que ver aquel recuerdo, ni los cantos de bodegas, las albadas, los cantos de trilla con las explosivas demostraciones de brincos y tonos más que agudos, que nada añaden a su belleza.

Celebremos pues un reencuentro en un mes especial para esta tierra que nos ha hecho sentir más de ella. Porque en este mes una voz y un hombre, Loberdeta, que ya se ha ido, cantó la jota al despedirse del Congreso, la apuntó en “Aragón”, una de sus primeras canciones y la jota, nunca en su voz sonó anticuada, ni cavernícola . Por cierto el acto se cerrará con esta jota: la de la despedida de Labordeta en El Congreso.

Y vamos con el programa que recorre una selección de los tres volúmenes editados hasta hoy. Una antológica en las voces de Nacho del Río y Beatriz Bernad - que nos recordaran a grandes intérpretes de finales del Siglo XIX y principios del XX, La primera jota está dedicada al teatro Principal . Escucharán “La tripería” , de Miguel Aso; “La batería” de Francisco Muñoz; “EL castigo” de El Niño Moreno; “La carcelera” de Ángeles Andía; “La fematera “de Juanito Pardo, “La fiera del fanfarrón” de Cecilio Navarro. Un estilo dedicado al torero Nicanor Villalta- de Cretas en el Matarranya- a partir de una versión de Pilar Gascón . Escucharán un dúo muy popular en la villa de Lécera donde todavía se canta “En las eras de mi pueblo”y también “Va delante de su madre” popularizado por Imperio Argentina y Francisco Caballero en la película de Nobleza Baturra y “La jota de los Labradores”, recreación que hará Nacho del Río de una versión de la gran Conchita Pueyo.

Beatriz Bernard se viste con Indumentaria de la segunda mitad del siglo XIX, recordando la visita real de Alfonso XII a la cantadora Asunción del Mas- de Fuentes de Ebro, señora acomodada esposa de burgués, que no vestiría con ropa tradicional, pues por su condición podría seguir la moda imperante en el momento. En el siguiente cambio se muestra indumentaria tradicional de comienzos del siglo XIX

 

Utilizamos cookies para mejorar su experiencia de navegación dentro de nuestro sitio web. Para más información acerca de las cookies utilizadas en este sito consulte nuestra Política de Privacidad.

Acepto las cookies de este sitio.

EU Cookie Directive Module Information